Desde la Caseta de Proyeccion (No.132) Ya veremos

6
Regular

Ybarra (A la Mala) consigue su mejor trabajo hasta la fecha, detrás de las cámaras, pero esto no hace que el filme peque de rutinario, obvio y predecible.

  • Comedia, Drama, Romance 6

YA VEREMOS

Elenco: Emiliano Aramayo, Erik Hayser, Mauricio Ochmann, Fernanda Castillo

Director: Pedro Pablo Ybarra

Santi (Emiliano Aramayo) es un niño que ha tenido que lidiar con la separación de sus padres, Rodrigo (Mauricio Ochmann) y Alejandra (Fernanda Castillo). Ellos están obligados a verse de vez en cuando, ya que comparten el tiempo de su hijo. Un día reciben la noticia de que Santi debe someterse a una cirugía para no perder la vista, así que éste hace una lista de deseos para cumplirlos junto con sus dos padres, antes de la operación. Rodrigo y Alejandra deberán aprender a convivir, embarcándose (sin sospecharlo) en un viaje que al final, hará que sea muy difícil separarse de nuevo.

Gran parte del funcionamiento de la película se debe a la química entre los actores, la cual es creíble y autentica, así como en la interpretación de su pequeño protagonista, el cual cumple con creses en su papel, al opacar no solo a todo el elenco, sino al salvar en varias ocasiones al filme de caer en lo conmovedor, cosa que sí es, pero no en exageración como muchas, en el que pierdas un interés en el romance de sus padres, ya que tanto los actores Ochmann (A la Mala) y Castillo (Una Mujer Sin Filtro), se ven forzados en algunas ocasiones en sus papeles, estás son precisamente las escenas más cómicas de la trama.

Esto no quita que tanto la cinta sea formularia, ya que se nota desde el primer momento a lo que va, ya que sabes que de que va, como va a terminar, su argumento, pero sobre todo su intención, el cual a pesar de todo logra salvarse, ya que el guión hace que en ocasiones se pierda, al prestarle más atención a la comedia, así como al romance que se va generando entre los padres, esto no desmerita al filme, pero si molesta que se vaya por el camino más fácil, ya que pudo prestarle más atención al problema del pequeño, cosa que en un principio si hacía, así como el mezclar drama y comedia, cosa que no le concuerdan, sobre todo al prestarle más importancia a esta último, ya que la historia y las intenciones del filme, eran para que fuera todo lo contrario.

La dirección de Ybarra no es mala, es más me atrevo a decir que nos encontramos ante su mejor filme, pero por desgracia como siempre le gana lo simple, predecible y rutinario, algo que se ve en todas sus películas, ya que no logra innovarse para entregarle un aire fresco a sus cintas.

Al final, estamos frente a un filme que pretendió ser más de lo que es, pero resulta otra película más del montón del cine mexicano romántico de los últimos años, sin sobresalir o sorprender.

Escribe un comentario!

También podría gustarte