“Superar pandemia no es un tema de colores sino de compromiso colectivo”: Francisco Domínguez

La entereza del estado se puso a prueba este año ante la presencia de COVID-19; sin embargo, “jamás dudé que saldríamos adelante, porque las y los queretanos, por nacimiento o por decisión, son lo mejor del país, porque Querétaro ha sido, es y será grande”, afirmó el gobernador Francisco Domínguez Servién, quien este domingo rindió su Quinto Informe de Gobierno.

En sesión solemne de la LIX Legislatura del Estado, el mandatario estatal llamó a reconciliar al país bajo la premisa de que México es invencible cuando está unido y de que hoy la causa común debe ser darle nueva vida a la República.

Reconoció que ha sido un año extremadamente doloroso y difícil, de sufrimiento, de enfermedad, de luto y de limitaciones económicas para las familias y para las empresas.  

“Este ha sido, sin duda, el más complejo desafío de mi vida, en donde cada decisión ha implicado no sólo darles a las familias bienestar, sino también proteger su salud, el ingreso de los hogares, preservar su sustento y, en muchas ocasiones, defender la vida”, sostuvo.

Domínguez Servién abundó que ha sido un año de desafíos como quizá no se habían enfrentado en un siglo; “un año que nos obligó al sacrificio, pero también nos condujo al heroísmo; que nos privó de la movilidad, pero nos condujo a la solidaridad; que nos confinó en la angustia, pero despertó nuestra empatía”.

El gobernador lamentó la pérdida de vidas por COVID-19 que ha enlutado a familias queretanas, e hizo un reconocimiento a la devoción y al heroísmo de las y los trabajadores de la salud, que sacrificaron todo: su tiempo, su familia, su hogar, su descanso, en ocasiones su salud, en otras su vida, para salvar la de los demás.

En ese momento emotivo pidió guardar un minuto de silencio por quienes partieron cumpliendo con su deber y por los más de mil queretanas y queretanos que perdieron su vida ante la enfermedad; “nuestra memoria los mantendrá con nosotros y les decimos: honraremos siempre su recuerdo con nuestro trabajo”.

“Para Querétaro vendrán tiempos mejores porque el destino de una entidad se sustenta en su gente y una sociedad no se define por sus momentos de triunfo, sino por su carácter ante la adversidad”.

Expresó que en el estado se ha trabajado para contener los efectos de la pandemia siguiendo los principios de máxima anticipación y cero improvisación.

 “En tiempo de desventura, no hay lugar para la política, la partidización, ni la exclusión. Nuestra visión ha sido proteger la salud de las familias y defender la economía de los hogares”.

Recordó que Querétaro pasará a color amarillo a partir del lunes 28 de septiembre, de acuerdo al semáforo epidemiológico de la federación, y adelantó que la transición se hará atendiendo los porcentajes que defina el Comité Técnico en Salud y que serán publicados en el Diario Oficial “La Sombra de Arteaga”.

Domínguez Servién fue claro al señalar que ese cambio no debe propiciar que se baje la guardia y llamó a las y los queretanos a enfocar todo su esfuerzo como sociedad a cumplir las medidas sanitarias, a seguir cuidándose, a vivir sin contagiarse.

Aseveró que superar la pandemia no es un tema de colores, sino de compromiso colectivo que deriva en salud y vidas.

Dijo que hoy la principal vacuna es usar el cubreboca, y, de manera categórica sostuvo que “la responsabilidad de preservar la salud pública es de cada ciudadano. El gobierno no puede suplir nunca la falta de responsabilidad personal; por nuestra parte, haremos lo que sea necesario para hacer cumplir las recomendaciones del Comité”.

 

Escribe un comentario!

comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer mas..